domingo, enero 21, 2007

Poner precio al alma

Detalles sin importancia que hoy pudieron conmigo.

Usted no entiende de sentimientos y aún así debo llevarle el café, como cada día, a su despacho.

Qué daño hacen las palabras que salen de su boca, aunque, si jugamos a herirnos, sé que usted guarda algunos problemas bajo su traje y su semblante de hombre satisfecho.

¿Sabe?Debería guardar sus manos bajo unos guantes, porque quizás los problemas de su traje, hayan salido de sus manos asesinas. Asesinó a su familia de la forma más sutil. Sin entender de sentimientos.

Oficina, trabajo hasta la noche, y 15 millones para su traje cada año. Perdone, se me olvidó mencionar su fracaso como hijo, padre y marido.

¿Cuándo fue la última vez que le dijo te quiero a su mujer? ¿O la última vez que preguntó a sus hijos cómo les había ido el día?

Los 15 millones, para limpiarse el culo, porque ahora ya no le sirven para nada más...

No entra en sus planes ayudar a los demás; pero...¿Cómo iba a hacerlo? Ni siquiera pudo ayudar a su propia familia...

Una vida a su servicio, y en el servicio, las vidas de cuantos están a su disposición. No quiere estirar de la cadena para no cargar con más problemas a su traje, que cubre ya bastantes kilos(no de mierda, no se vaya a ofender); pero lo cubre con papeles lavándose las manos.

Sí, esas manos que arrastraron a su hija a la anorexia, a su hijo al cariño a las drogas de diseño, y a su mujer en el prozac para olvidar las noches en que, los 15millones, le permitían jugar a la ruleta rusa, apostando la vida de cualquier mujer que se dejara comprar con falso cariño (Los dos sabemos que ni siquiera ese cariño sería para ella...)

Hoy entenderá toda su vida, verá pasar las escenas más hirientes por delante de sus ojos. Hoy pedirá perdón y se resignará al miserable destino al que usted mismo se condenó.

Respeto no merecido el que se le otorgó a cambio de nada.

Palabras frágiles en sus oidos que devolvieron miradas de acero al sujeto que nunca pudo ser...

No lo olvide, usted eligió el traje y los 15 millones. Él, escogió la vida.

Hoy le trae su café, como cada día, pero el de hoy, bañado de veneno para su conciencia.

Hoy pedirá perdón y se resignará a su destino...

Un gesto de su mano vacía su traje de problemas y en un disparo limpio y silencioso termina con sus preocupaciones merecidas. Hoy ya es libre, pero le diré una última cosa...

Volverá a ver a todas esas personas, quizás a mi también aunque aún no me conozca...En aquel sitio en el que todos somos de la misma condición, donde el dinero son servilletas y donde la riqueza se cuenta en los gestos y palabras que llenaron la vida de los que se quedan un rato más...

Aunque tal vez vuelen las almas( los que tengamos algo, por poco que sea, que dejar), lejos de las cuatro paredes en las que personas de traje y vidas subterráneas nos encerraron un día, avocando nuestras vidas a la frustración de llevarles el café a su despacho, procurando no escupir nuestras penas en el antes de abrir la puerta del que nunca entenderá de sentimientos...

...Gracias por haberme escuchado, perdone las molestias y hasta siempre...

2 Comments:

Blogger Edu! said...

Bien Rachel!Por fin algo nuevo! Si al final sólo había que insistir un poco más...
Y qué decir de éste? Ruletas rusas, pistolas, disparos...y después soy yo el macabro no? jeje
Muy bueno Reich, me ha gustado mucho, sobre todo eso de los 15 millones para limpiarse el culo! Si es que eres un crack...haced paso 3Tenores que llega Rachel! jaja
1Bso!

8:03 p. m.  
Blogger irene said...

primera vez k entro aki...:) muy bueno rakel..un beso

irene**

12:52 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home